Enfrenta el miedo

enfretaelmiedo
abril 4, 2021 2:21 pm

¿Por qué quiero hablarte precisamente del miedo? Porque, esta emoción es una de las peores interferencias que tiene el ser humano a la hora de lograr sus objetivos y realizar sus sueños. Por tanto, vale la aprender a enfrentarlo de la mejor forma posible. Nunca lo vamos a eliminar de nuestras vidas, pero sabremos como controlarlo.

Quien diga que no tiene miedo, esta mintiendo, todos lo experimentamos, pero eso si, hay gente que sabe controlarlo, hasta lo usa como una herramienta para lograr muchas cosas.

Te mostraré los 3 pasos que puedes seguir para aprender a controlar el miedo de tu vida.

1. El miedo te limita

Actuar controlando el miedo, significa, actuar de forma libre y fluida. Y es lo primero que hay que eliminar a la hora de escucharte a ti mismo, marcarte tus objetivos y luchar por lo que quieres. Por tanto, sólo así puedes desarrollar todo tu potencial.

La mayoría de conductas erráticas, como la inseguridad, la timidez excesiva, la mentira, el aislamiento, la sumisión, la agresividad o la violencia parten del miedo.

2. Dicen que el miedo está ahí para protegernos

¿Te protege el miedo de lo peor que podría pasarte?

En mi opinión, lo que hace es sabotear la mayoría de nuestros intentos por labrarnos un futuro mejor. El miedo impide que llevemos a cabo proyectos grandiosos o viajes repletos de aventuras. El miedo nos frena a la hora de adquirir nuevos aprendizajes, realizar nuevas inversiones o establecer nuevas relaciones. En definitiva, el miedo frena en seco nuestra evolución personal.

Pero la pregunta es: ¿de qué tenemos miedo?, ¿qué es lo peor que podría pasarnos?

Para algunos, lo peor que puede ocurrir es la muerte. Pero la muerte, según nuestro punto de vista y creencias personales, puede que sea, simplemente, la antesala de un nuevo inicio. Para otros lo peor sería una larga enfermedad o una gran limitación física de por vida, dos situaciones extremas difíciles de gestionar.

Me he encontrado con gente que ha sufrido cualquiera de estas circunstancias. Algunos se hunden irremediablemente fruto de la rabia y la frustración. Otros, sin embargo, se adaptan a su nueva realidad, dan lo mejor de sí mismos y acaban siendo felices mientras inspiran y sirven de ejemplo a los demás.

Así pues, no vivamos presos del miedo. Hagamos lo que realmente queramos hacer, con prudencia, eso sí, pero jamás con temor.

En realidad, lo peor que podría pasar es ser preso del miedo, si, pasarme la vida víctima del miedo sin hacer nada, sin perseguir mis sueños y sin aprovechar las oportunidades que van apareciendo por el camino. ¿Y cuál suele ser la diferencia entre vivir un tipo de vida u otra? Muchas veces sólo una: el miedo.

3. Los 3 pasos para controlar el miedo de tu vida

3.1. Reconoce tus miedos

El primer paso antes de eliminar el miedo consiste en reconocer que tienes miedos. Para ello, basta con hacerse constantemente las preguntas siguientes: ¿Hago lo que hago por causa del miedo? O, por el contrario: ¿Dejo de hacer lo que realmente quiero hacer a causa del temor?

Hazte estas preguntas a lo largo de tu día a día cada vez que te encuentres ante una situación que te incomode, te bloquee o te paralice. Pregúntatelo cuando no te atreves a entablar una conversación con un desconocido que te resulta atractivo, cuando no tienes valor de dejar ese trabajo que detestas o cuando no eres capaz de decirle a tu chica que la amas.

3.2. Reflexiona sobre ellos

Una vez hayas identificado una situación que te produce miedo, tómate tu tiempo y reflexiona sobre ella: ¿Qué me da miedo exactamente y por qué motivo? Éste es el segundo paso: reflexionar unos instantes e identificar qué es exactamente lo que te genera miedo y por qué motivo te lo genera.

Cuando seas capaz de responder a estas dos cuestiones descubrirás dos cosas: la fuente que activa tus miedos y la carencia personal que lo permite. ¿Algunos ejemplos?

•Puede que no te atrevas a pedir un aumento a tu jefe porque no te valoras lo suficiente, pues en la escuela o en tu casa nadie te supo dar una palmadita en la espalda cuando la merecías.

Sea lo que sea, cada persona es distinta, así que tómate tu tiempo y explora cada uno de tus miedos. Cuando identifiques uno y hayas reflexionado sobre él, tal vez entonces te des cuenta que, probablemente, ese miedo es inútil e injustificado. Es decir, que no te sirve para nada y, encima, limita tu vida y tu felicidad.

3.3. Pasa a la acción y afróntalos

Para controlar el miedo te propongo un ejercicio muy simple: Haz una lista de los miedos que has trabajado en los primeros dos pasos que te he explicado. Elige uno de ellos, algo que no sea muy complicado, ya tendrás tiempo para trabajar con los más difíciles.

Ahora, invéntate una tarea que te permita contrarrestarlo y que sea factible de realizar, lo cual no debería serte difícil. Si has seguido los pasos anteriores, es posible que la solución para eliminar ese miedo ya sea evidente para ti.

Te voy a dar algunos ejemplos:

•Si no eres capaz de pedirle un aumento a tu jefe, prepara una lista de los motivos por los que deberías hacerlo y practica un discurso solo en tu casa o junto a tu pareja. Tómatelo como un juego. Cuando te sientas más seguro, pide cita con tu jefe, y repítele ese mismo discurso de forma amable y asertiva. Así podrás eliminar el miedo que te suponía decir lo que pensabas.

Y con esto, creo que es suficiente por hoy.

Categorías: